Foto: David Larrosa, 10 años

martes, 19 de junio de 2012

LOBO DE MAR (o teoría de Piglia)




  En la voluta de humo de la pipa del capitán el grumete descubre el espejismo de una sirena. Cuando se abalanza sobre la imagen la pipa salta por los aires, y él caza el humo entre las manos. El capitán masculla un juramento y el muchacho abre asustado la prisión de sus dedos para mostrarle la sirena, del tamaño de un pececillo, que aletea desesperadamente en su palma.
   -¡Tira enseguida esa morralla! -brama el capitán, con insólito pavor.
   En el fondo del calabozo donde purga su vida de pirata, hoy pasa las horas muertas tratando de rescatar el recuerdo de aquel rostro de humana belleza que, segundos antes de ser devuelto al mar, le evocara el único amor que alumbró sus sueños de muchacho.


Este texto participó en el concurso de mayo de la Microbiblioteca, sin suerte.

35 comentarios:

  1. Voy a destacar, en primer lugar, algo que no tiene demasiada importancia pero que a mí me ha encantado: la musicalidad, la eufonía de la primera frase: "En la voluta de humo de la pipa del capitán el grumete descubre el espejismo de una sirena". Casi daría para un nanorrelato, ¿no? Por lo demás, destaco, también, la fluidez de la prosa, su precisión léxica, el lirismo (fantástica la "prisión de sus dedos"), el aliento legendario, la enorme fuerza de la imagen de la sirena diminuta en la mano del grumete, y el rastro de amargura que deja la última escena del capitán. Muy bien logrado todo. Me parece una gran pieza, sí señora.

    Y por cierto, ha participado sin suerte relativa, ¿no?, porque lo leí ayer en la página de Lamicorbiblioteca como uno de los finalistas mensuales. Enhorabuena por ese reconocimiento, también. Pero sobre todo por el micro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una belleza Susana, a pesar o quizás por la tristeza que encierra.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Planteas de un modo muy inteligente la dicotomía entre la fragilidad y la consistencia del sueño, a través de la imagen de la voluta que se pierde. Dicotomía que si fuera a la inversa también funcionaría, en este caso, claro, recorriendo el camino inverso. De lo real a la nada.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Susana. He venido a visitar tu blog aconsejada por Humberto. Hoy no puedo visitarte con calma porque tengo que acabar un texto para otro blog en el que participo. Luego daré una vuelta con más calma por aquí y te comento. Te invito a mi casa cuando quieras. Te sigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La suerte radica en haber escrito este buen micro. Para eso sirven los concursos: para abrir la imaginación y buscar dentro algo que desconocíamos que estaba allí.

    Como siempre, Susana, un placer leerte

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Si dejo de lado que lo hayas hecho participar en un concurso (jeje), me parece un relato excelente. Tengo la sensación de que así sucede con muchas personas, el amor se les desvanece en una voluta de humo que alguna vez dejaron escapar, amor que otro veía. Es metafórico, es tierno y es un poco triste, y me gustó mucho.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  7. Un buen micro, Susana. Lleno de lirismo, como dice Iván. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Cómo que sin suerte? O, tienes razón, no ha sido la suerte la que te ha hecho llegar a finalista en el concurso. No, ni mucho menos.
    Sólo vengo a decirte, Enhorabuena Susana. Y luego entraré con más calma.

    Un abrazo, mientras tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y entré con más calma. Qué delicia, Susana. La imagen de la sirenita entre los barrotes de sus dedos es una maravilla. Y que apareciera de entre el humo de la pipa del capitán... Qué cuentito tan lindo.

      Eliminar
  9. Después de los comentarios minuciosos de Iván y Agus, ¿qué puede decir uno que aporte algo o resulte interesante, Susana, más allá de lo que el relato nos ha hecho sentir?

    Una pieza fantástica, hilvanada con una prosa limítrofe entre la narración y la poesía, que nos llega al corazón con una puntada de pena por el amor perdido.

    Mis aplausos. Un micro genial.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Bueno Susana, no creas que es porque este tipo de microrrelatos me pierde, a parte de por ese motivo, me gusta tu microrrelato porque es muy bueno y sobre todo porque es bello, es una preciosa miniatura, que cuenta
    muchas cosas: me habla de fragilidad, de los sueños, de pérdidas.
    Sí es cierto que deja el poso triste, pero de esa tristeza gustosa.
    Es de esas piezas que yo no olvidaré porque toca algo profundo.

    Besico

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias IVÁN, ROSA, AGUS, MARTA, PATRICIA, HUMBERTO, RICARDO, MIGUELÁNGEL, PEDRO y ROSANA por pasar y comentar positivamente, ¡así da gusto! Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. Estas historias me fascinan ya lo sabes, he disfrutado leyéndola...
    Lástima que no hubiera suerte.

    Un beso grande :D

    ResponderEliminar
  13. A los lobos de mar nos gusta pensar que algún día, después de un abordaje o de un naufragio, alguien tendrá la decencia de rescatarnos de nuestros sueños.

    Efectivamente, después del bisturí de Iván y Agus, se me hace difícil decir algo diferente. Una pieza que me evoca la pérdida, lo que no fue y pudo ser, tal vez por inconsciencia, por destino, por...

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, soy Xesc, que he entrado desde el gmail de Judit que estaba abierto y no me había dado cuenta. Dije.

      Abrazos de nuevo

      Eliminar
    2. No era necesaria la aclaración Xesc, ya habíamos naufragado, y eso.

      Eliminar
  14. Gran micro Susana. A la primera frase, le colocaría una coma, entre el capitán y el grumete, pero también la colocaría en un altar porque esa primera frase es el enganche especial que me produjo tu texto. Y no lo quise soltar hasta el final y lo relei tres veces. En especial me gusta el primer párrafo, sin restarle nada al segundo.

    También te leí con el texto finalista del mes de mayo en la Microbiblioteca. No, no es cuestión de suerte, querida, cuando las letras se unen para formar bellos textos, no se trata de suerte, sino de magnífico buen hacer, como en tu caso.

    Un besote Susana.

    ResponderEliminar
  15. Hola Susana. Te felicitaba en la microbiblioteca, pero no me dejaba , así que lo hago aquí. Me ha encantado tu historia. Tan breve en líneas y con tanta fuerza en el personaje y en sus emociones. Es muy visual y con elementos muy sutiles: humo, horas, sirenas, aleteos y bellezas.
    Da el premio por tuyo. Hay muchas maneras de triunfar.
    Un beso.

    Antonia Garcia Lago

    ResponderEliminar
  16. Muy bello, tengo debilidad por el cuento fantástico. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Susana, nos traes a tu ventana pinceladas de mar, lobos, sirenas, espejismos y amores. Todo esto, sin agitar, sólo mostrado con el humo de una pipa y el tiempo de las horas muertas. No apostaría por el amor del muchacho, más bien por el del capitán.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Susana, vuelvo otra vez por aquí. Ahora sí con tiempo de comentar tu micro. Decirte lo primero que me ha parecido bellísimo, lleno de imágenes apenas sugeridas por lo etéreo del tema: el amor fugaz.
    Quisiera resaltar tres palabras de la primera línea: humo, espejismo y sirena. Con esos tres sustantivos nos adentras ya en el mundo de lo irreal pero deseado.
    La frase que cierra el relato deja en el lector la melancolía del muchacho, la que le produjo la visión de un ser irreal, pero tan real para él que fue el único que pobló sus sueños

    "...el único amor que alumbró sus sueños..."

    Sencillamente delicioso, Susana. Te felicito y te transmito mi admiración.

    ResponderEliminar
  19. En otro orden de cosas,como te digo en un comentario anterior, que ando buscando blogs como el tuyo, en los que se pueda hacer una crítica más profunda, sincera y constructiva de lo que escribimos. Estoy intentando emprender en mi blog una iniciativa de este tipo porque me he cansado del "muybonitosaludos", completamente estéril tanto para el lector como para el escritor. Por ese motivo, quisiera que te acercaras a leer la carta abierta a mis amigos y seguidores en la que expongo esa preocupación y mi intención de modificar el tipo de comentarios. Tu blog es una magnífico ejemplo de lo que yo quisiera conseguir. Si te parece, invitaré a todos los que han recogido mi propuesta positivamente a que se pasen por aquí y vean que lo que yo pretendo no es una utopía. Yo, por supuesto, me quedo con vosotros y te invito a ti y a tus amigos a que me visitéis.
    Por último, he visto en el margen derecho el logo de la "Asociación de blogs literarios que aceptan críticas constructivas" y me ha parecido interesantísimo. Quisiera que me explicaras cómo funciona, si simplemente la persona que quiera recibir esas críticas debe poner el logo en su blog o hay que hacer algo más. Te agradezco por anticipado tu ayuda y no dudes de que me verás por aquí a menudo.Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, gracias por tus visitas y tus palabras.
      Doy por invitados a tu blog a todos mis "habitués", que te habrán leído aquí, y voy a visitar el tuyo.
      Sobre la ABLACC, nació por iniciativa de Jesus Esnaola como símbolo y defensa del comentario constructivo. Como emblema de esa voluntad de hacer de los comentarios un análisis y no un saludo, muchos pusimos el logo en el blog, pero existe además un blog con ese nombre en el que Jesus cuelga artículos y entrevistas muy interesantes, te lo recomiendo.
      Abrazos

      Eliminar
  20. ay la suerte, qué caprichosa es. Sólido en la construcción, bello y equilibrado, pleno de significado. Enhorabuena...

    ResponderEliminar
  21. Es una belleza, Susana. Ya sabes que en esto de los concursos influye mucho el gusto personal, además de la calidad. A mí el tuyo me ha encantado.

    Abrazos al cubo.

    ResponderEliminar
  22. LAURA, ANTONIA, ARTE PUN, MARTA, ODYS, LOLA, un millón de gracias por vuestra cálida compañía. Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Quizá dejamos escapar el amor. Así podría definir este cuento Susana. Quizá la demencia está en su recuerdo. Pero no es posible dejar de mencionar que hay nostalgia por una alegría que se fue entre el humo y el mar. Abrazos Susana, y gracias por la lista, ya la estoy checando.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que Piglia te felicitaría por ver expuesta en este precioso micro su teoría de forma tan poética y condensada. En esa blancura de la voluta veo el iceberg que asoma para llevarnos a la profundidad de la prisión y la verdadera historia interna.

    Felicidades, Susana, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Ya desde el principio avisas de que en esta entrada tenemos que buscar la segunda historia. Claro que esa sería del autor. Pero la verdadera segunda historia es la del lector. No sé, para mi es la eterna castración que los padres, profesores, educadores y demás producen en lo sueños y deseos de los jóvenes (aún en su edad anciana), y como al final, cuando ya no tiene solución se añora. Ya veré. Desde luego la historia que se ve, la de ese muchacho cazando espejismos es muy bonita. Qué sé yo.

    ResponderEliminar
  26. Solo con esa primera frase el micro ya es para antología. Es una imagen muy bella y evocadora. No sé que más puedo decir, tan solo que está lleno de melancolía, de sueños, de recuerdos y deseos. Es increible todo lo que consigues traer hasta mi mente con este hermoso micro.
    Gracias.

    Besitos

    ResponderEliminar
  27. ESKIMAL, ISABEL, JUANITO (feliz santo), XIMENS, ELYSA: un millón de besos y un millón de gracias. De verdad.

    ResponderEliminar
  28. Me parece una buena historia, y bien contada. Me gusta -reconozco que soy raro- la reacción del capitán (por cierto: "insÓlito").
    Para mi gusto -y esto es muy personal- el final lo preferiría un poco más explícito (creo que se puede generar una cierta confusión con el sujeto de la frase). Y lo de la "humana belleza" no me acaba de convencer: la belleza humana es efímera y, por lo tanto, imperfecta... no da para tanto sueño.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  29. Bienvenido/a, Narrativa Cuántica. Ya ves que te he hecho inmediatamente caso en la corrección del acento. Y te comento: la ambigüedad es buscada, y creo que así lo aprecian los demás lectores, para confundir el pasado y el presente de un personaje que fue grumete y es pirata (y que puede ser, partiendo de la primera escena, el uno o el otro). Ahí estaría la relación con el título.
    En cuanto a la belleza humana, pues seguramente tienes toda la razón, pero había que ponerle rostro visual al pececillo/sirena, y si digo que su belleza es acuática yo creo que todos vemos una sardina. De todas formas le daré vueltas a la cuestión, ya que lo que cuelgo aquí no suele quedar tal cual en mis archivos. Los comentarios me son muy útiles, gracias.

    ResponderEliminar
  30. Pues a mí me ha gustado mucho y a estas alturas, después de tantos comentarios inteligente, no se me ocurre ninguna originalidad crítica. Los hay que somos del montón de los torpes. Yo creo, de todas maneras, que no siempre se cumple la teoría de Piglia. Hay cuentos que sólo cuentan una historia. No deja de ser literariamente apasionante que la historia que se silencia sea la verdadera historia. En La dama del perrito (?) Chejov contaba multitud de detalles y cosas secundarias, pero la verdadera historia es la historia de una infidelidad...

    ResponderEliminar