Foto: David Larrosa, 10 años

martes, 26 de junio de 2012

MICROHERIDAS




Eugenia se mira al espejo, levanta el brazo izquierdo y enarbola la cuchilla de afeitar. La axila, enjabonada y temblorosa, espera la ejecución. Un segundo, dos, y por fin decide Eugenia: Decapito a contrapelo capilares.
¡Guillotina a discreción! Docenas de microcortes siembran de terror el campo de batalla. La sangre corre a invisibles raudales por la cuenca de la axila. Los pelos muertos descienden lentamente por ríos de espuma, microEbro fúnebre tras desigual combate. 
            Eugenia enjuaga ahora la axila. La seca primorosamente con la toalla como si acunara a un bebé. Procede igual con el otro brazo, amorosa; canturrea de satisfacción.
Esta noche sale y tiene que estar perfecta. Levanta de nuevo el codo y se rocía con el aerosol. La alegría bloqueó la alerta: recuerda tarde el escozor que producen las heridas, y ¡uháaa!, grita con ellas. Las microbocas se desgañitan cual múltiple Grito de Munch y tragan abiertas de par en par, dolidas, el aluminio del aerosol: maná del desierto que accede al torrente sanguíneo con rara voracidad.
Se desliza tóxicamente por las venas, se interna por vasos y capilares.
Cada partícula anida en una célula. Le habla de un nuevo mundo, de la posibilidad de cambiar su destino. Su sonrisa mutante susurra algo sobre el poder y la gloria. 


Dedicado a todas las mujeres, en prevención de la toxicidad cancerígena de algunos productos.

24 comentarios:

  1. Jajajajja con la primera frase pensé en suicidio...Pero no, es una depilación fantástica de axilas y con mensaje final. Gracias por el aviso Susana.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Susana, bien por tu amplio espectro de narrativa:muchas veces ignoramos el peligro de lo que aplicamos sobre la piel.
    Y , si, ella es como un colador que comunica con el torrente sanguineo, por eso , después del rasurado , mejor poner algo de alcohol y polvos de talco, que una pequeña dosis etilica no está demás...y para dar más glamour al asunto un mojito veraniego!
    Tu fan farmacética, besos

    ResponderEliminar
  3. A mí me gusta la metáfora de lo que pequeño, en sus dosis justas, puede terminar siendo letal. Siempre me pareció que la existencia - que diría Heidegger - es un poco así. Y lo jodido es que entonces uno no se da ni cuenta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Susana. Me ha encantado esa manera de relatar, como si fuera un acto trascendental en la vida de una mujer, uno tan prosaico como depilarse las axilas. No nos damos cuenta de que hasta los más pequeños actos cotidianos, a los que casi no prestamos atención, se pueden mirar desde otra perspectiva: una ejecución, una batalla, acunar un bebé... Me ha encantado tu micro de este martes. Hasta el próximo.

    ResponderEliminar
  5. Un micro engañoso, que nos lleva desde un acto cotidiano y (aparentemente) superficial, hasta plantearnos una problemática seria, como es la toxicidad de muchos productos que consumimos. Y que no termina solo en los humanos.
    Esas partículas mutantes y desestabilizadoras me parecieron geniales. Gracias.

    ¡Saludos, Susana!

    ResponderEliminar
  6. Con una maquina de depilar se habría solucionado todo de una manera más simple, ¿no?
    Tuve que leer dos veces el texto, pues quería entenderlo bien, me pareció diferente a todos, el tratamiento del tema y el desarrollo son en verdad novedosos.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  7. Que maravilla Susana, como conviertes un acto tan cotidiano y con tan poco "glamuroso" en una situación que te hace sonreír al menos por un momento, porque tu mensaje final te devuelve a la vida real.

    Tienes toda la razón mio madre como creo que recordarás está operada del pecho y una de las cosas que le dijeron los Oncólogos fue los desodorantes eran dañinos y que se deberían evitar a toda costa.

    Pero Susana, aunque se sepa y en el primer momento te asuste la noticia a ver quien va por la vida sin desodorante... y más en estas fechas... uffff.
    El mensaje es claro y tal como lo dices!!!


    Un besote :)

    Ah, me ha encantado poder ponerte rostro, siempre te visualicé como la chica de la bici :)

    ResponderEliminar
  8. Genial tu micro Susana, madre mía, jajaja te pones en la piel de esos pobres decapitados al principio y te arrepientes de rasurarte, pero es que el final es de auténtico terror, algo tan simple, madre mía, si lo piensas bien...Puede terminar en catástrofe.

    Un saludo desde mi mar,

    ResponderEliminar
  9. Y más allá del supuesto dramatismo se alza, sobre todo, el modo único de ver el mundo: esa cosa llamada estilo que algunos nos pasamos buscando toda la vida.
    Abrazos babosos,
    P

    ResponderEliminar
  10. Cuando lo cotidiano se vuelve seductoramente siniestro. O será que, bien mirados, todos los actos cotidianos tienen su costado siniestro?
    Besos admirados, como siempre, Susana.

    ResponderEliminar
  11. Incluso algo tan cotidiano (para vosotras, no tanto para nosotros), lo describes con una clase y una serie de detalles que haces de ello un acto extraordinario. Cuando escribes, das clases.
    Un abrazo, Susana.

    ResponderEliminar
  12. Es como dice Nieves por ahí, es un viaje de lo real a lo absurdo o cómico para volver a caer en lo real con la dedicatoria al final. Lo bueno es que aunque el "viaje" vuelva al mismo lugar, nadie es el mismo ddespués de viajar.

    ResponderEliminar
  13. Lenguaje y ritmo de himno. Una mirada nueva a lo cotidiano. Felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias a todos y cada uno, ROSA, BOLI, AGUS, MARTA, SERGIO HUMBERTO, NIEVES, YASHIRA, PABLO, PATRICIA, MIGUELÁNGEL, LUCAS y YUNUÉN, por pasar y por comentar este micro.

    ResponderEliminar
  15. Esta pieza no necesita afeite alguno de tan bien recortada como está. ¡Enhorabuena, Susana! Y un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Susana, nunca pensé que se podía escribir sobre una depilación con esta delicadeza e interés literario. Es una buena dedicatoria para esas mujeres, y también hombres, que sufren cáncer o que están especialmente expuestos a sustancias nocivas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias por venir. GEMMA y NICOLÁS, un gustazo veros por aquí.

    ResponderEliminar
  18. Estupenda alerta sobre la toxicidad de algunos productos cotidianos que empleamos para cuidar nuestro cuerpo, o alimentarlo, con la ternura justa que permite el engaño y esa sonrisa mutante.

    Gracias Susana, un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hace tiempo que utilizo desodorantes sin aluminio. Tu micro provoca rechazo, no solo a la cuchilla, también al aerosol.

    Abrazos de pasante.

    ResponderEliminar
  20. Y no dejo de sonreír con esa descripción tan pormenorizada de algo tan cotidiano para muchas mujeres como es la depilación. Tal y como lo narras me parecía estar viendo una de esa películas mudas en blanco y negro, ¡ya ves!, muy divertido el proceso.
    Pero… llegas a esa parte donde hablas del famoso cuadro y la película pasa a ser de horror, un investigador no lo hubiera hecho mejor te lo aseguro. Lo “maquillas” pero se entiende claramente el proceso, muy claramente.
    Muchas gracias por este micro tan certero, deberían usarlo en esas campañas de concienciación, seguro que haría más efecto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  21. Supongo que con una buena máquina de depilar se eliminan riesgos,
    que tengas una buena semana.
    saludos.

    ResponderEliminar
  22. La mujeres estamos vivas de puro milagro.

    ResponderEliminar
  23. Es un cuento de sensaciones, de querer sentir el dolor. Habrá una intención más interesante Susana, digo por al dedicatoria. Pero me gusta que sea sensorial el cuentillo. Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar