Foto: David Larrosa, 10 años

martes, 30 de octubre de 2012

IDENTIDAD



Yo desde luego comprendo -porque lo sé por dentro y porque me lo dice la psicóloga- que tengo un problema de identidad. He llegado a tal grado de obsesión que me identifico con mi casa. La terraza es mi infancia, el comedor mis padres, el dormitorio el parto de los chicos, la cocina mi abuela. Es como si mi memoria hubiese cuajado de pronto y mi biografía entera fuera un cubo de cemento portland. Y claro, eso no es razonable. Pero por mucho que me lo afeen, no daré el brazo a torcer: en cuanto asome la patrulla del desahucio, yo los frío con el lanzallamas. 


23 comentarios:

  1. Me gusta, y mucho, el giro del final, en el que el texto - hasta entonces fantástico - adquiere la carga dramática de esa realidad que denuncias. Y lo haces sin cambiar el registro, el tono de la pieza. Creo que es de esas historias en las que la sonrisa inicial se vuelve al final amarga. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho. La patria de un ser humano finalmente es su infancia, como decía Rilke. Un abrazo y enhorabuena por el texto.

    ResponderEliminar
  3. Ayudo a sostener el lanzallamas, esa patrulla un día puede venir a por mi :)

    ResponderEliminar
  4. Me gusta esa vuelta final, después de lo fantástico del relato. La vida es la casa... buena metáfora. Una abraçada.

    ResponderEliminar
  5. AY que no me esperaba este desenlace...

    Es que es verdad nuestras casas terminan siendo parte de nosotros y nosotros parte de ellas, si nos la arrebatan de golpe es como si nos quitaran la vida de golpe.

    Me gustó mucho, mucho, antes de marchame lo releeré de nuevo.

    Un besito :)

    ResponderEliminar
  6. Muy acertada cada una de las estancias con cada uno de los familiares y recuerdos. Me resulta acertada la voz narradora, más cuerda de lo que parece indicar.
    Y finalmente, coincido con Manu, esa infancia y el hogar son el último reducto al que uno se agarra y que no debe perder. Así que, si hay que echar mano del lanzallamas, pues eso.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Tengo algo escrito también con este tema, Susana,pero no sé si lo he expresado tan bien como tú. Últimamente me quita el sueño pensar en todas esa personas a las que les están arrebatando todo. Sí, una casa es una cosa, sí, pero es nuestra cosa, algo que está, con el tiempo, llena de recuerdos y forma parte de nuestra biografía. Como dice Xesc, si hay que ayudar con el lanzallamas, pues eso.
    Muy buen texto.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Las casas se denominan hogares, y un hogar no es un vocablo cualquiera. Son los lugares donde habitan nuestros sueños, nuestros amores, nuestras risas, nuestras lágrimas. Mimetizarse con nuestras casas, implica que esas pareden se llevan mucho de lo nuestro. Me ha sorprendido el lanzallamas, porque es una palabra que no esperaba y que de repente no le he encontrado relación con la casa. Es como si hubiera surgido de mano del narrador, como por arte de magia. Si me lo permites, me hubiese encantado un elemento más relacionado : sea una cerradura de siete llaves o una chimenea que arde por la ventana. ;)

    ¡Buen texto Susana! ¡me ha gustado mucho!. Y el título es muy apropiado también.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. A diferencia de otros lectores, no veo nada de ficción en la primera parte, muy por el contrario, la casa es el depósito de las identificaciones del sujeto. De allí que nazca el famoso test HTP (Home, Tree, Person).
    Ahora bien, la ficción aparece al final, pero es una ficción que bien podría convertirse en una realidad.
    Me pareció un micro teórico en donde se patentiza la defensa del uno mismo, a costa de lo que fuera.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  10. Nos gusta echar raíces, bien enterradas, bien profundas. Ahí está la memoria, la añoranza, los recuerdos. Un pasado que sí fue nuestro, frente a un futuro que vaya usted a saber, y que puestos a escoger, me quedo con el pasado. No sé. Igual ocurre con los negocios, los trabajos, las relaciones de pareja, nos pesa el pasado.
    Escuchas a unos "pensantes" y lo retrógrado es comprar, hay que fomentar el alquiler -dicen-, pero luego se "identifican" como en tu micro, se enraizan en la cocina, el salón, la terraza, y su mundo, su futuro no ve ninguna salida más allá de sus cuatro paredes, o eso o el lanzallamas. Yo tal vez fuese de estos, pero me gustaría no serlo. Admiro a toda esa gente que sale en los doscientos programas de españoles, andaluces, extremeños, etc por el mundo, en lugar de escoger pasado se pusieron a escribir su futuro, bien lejos, de casa, de su terraza, de su cocina, de sus seres queridos, y son felices dentro de un orden.

    Vaya rollo. Ya no lo voy a borrar, excuse me.

    Gracia Susana, un beso.

    ResponderEliminar
  11. Para mi este micro nos presenta una ejecución virtuosa del recurso del extrañamiento en el que el lector, al decodificar el sentido percibe la plurisignificación del texto en sus diversos matices.

    Pero, por si lo anterior fuera poco, logras dotarle de un final que impacta en la medida que se pega a la realidad. Una realidad que duele y emociona.

    Un trabajo magnífico, Susana. Para ponerse a aplaudir y no parar hasta el martes que viene.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja, creía estar viviendo un dejavú de esos. Qué susto me pegao!!! jajajajaj
    Pues lo que luce, Susana, lo que luce... Me encanta, sí señor. Lo dicho, un motor.

    Un abrazo, y grande.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por vuestros puntos de vista, AGUS, MANU, WALTER, VICTOR, NIEVES, XESC, ELYSA, LAURA, HUMBERTO, ARTE PUN, PEDRO y MIGUELÁNGEL. Un abrazo a todos y cada uno.

    ResponderEliminar
  14. Has conseguido de un tema doloroso como es, arrancarme una sonrisa.

    Con tan pocas palabras has dicho algo muy cierto, nuestra casa es como nuestro cuerpo, hay un intercambio de sensaciones y eso explica que a algunas personas les cueste tanto salir de ella, aunque no las echen.

    Yo me apunto para dar más fuerza al lanzallamas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. LLego tarde,como últimamente tarde a todo, pero llego.
    Nuestra casa es una extensión de nosotros mismos, el cajón donde guardamos nuestra vida y nuestros sueños. Que saque el lanzallamas para defenderlo. Yo también lo haría.
    Me ha gustado mucho Susana.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  16. Claro Susana, los del desahucio son el miedo, la extracción. Como dicen en un comentario, iniciaste un relato fantástico y luego dejaste una idea sobre un contexto que se padece.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Cuanta razón tienes Susana y que bien te has definido como cubo de cemento portland. En mayor o menor medida ese cemento se ha usado en todas las dependencias de la casa. Es algo que está incrustado día a día.
    Pero te te digo una cosa, los que hemos sufrido algún tipo de desahucio sin posibilidad de lanzallamas, todo esto lo terminamos asemejando a quien pierde un miembro de su cuerpo. Aunque no lo tengas, de alguna manera sigues sintiéndolo.
    Muchas veces los psicólogos son los verdaderos descubridores de talentos cargados de fantasía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. ¡Wow! ¡Qué final! Fantástico.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  19. Yo tengo un lanzadamas. ¿Quieres probarlo? :-)

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado. Nuestra biografía se confunde siempre con un espacio. Somos una especie de animales territoriales que marcamos el terreno y éste nos marca. Me encantaría haber nacido y morir en la casa en que nació y murió mi padre... pero eso ya con los pisitos monísimos que tenemos no tiene nada de romántico. Aún así, el pisito con sus cuartitos son los nuestros... y todos los cacharros que hemos ido metiendo son nuestra historia personal. Me gusta la performancia del lanzallamas.

    ResponderEliminar
  21. ISABEL, ROSA, ESKIMAL, ENMASCARADO, JUANITO, ODYS y JUAN, muchas gracias por pasar y por acompañarme con vuestras opiniones. Un abrazo bien grande a todos y cada uno.

    ResponderEliminar
  22. Llego en víspera de la siguiente entrada para visitar tu casa... y me siento más intruso que nunca. ¿Porqué será?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta casa nunca es tarde para pasar, FERNANDO, gracias. Con los amigos no sacamos el lanzallamas, jeje.

      Eliminar